Para ver más noticias como ésta, síguenos en las redes


5 consejos para mejorar tu sentido de la ubicación sin usar el GPS

Para los que no se orientan con facilidad, ir a un lugar nuevo puede ser estresante; a continuación, cómo ubicarte sin recurrir a la tecnología

2017-01-13

blog-post-image

Si cada vez que tenés que ir a un lugar que no conocés terminás perdiéndote, no estás solo.

Es mucha la gente a la que le cuesta ubicarse y se ve obligada a consultar con un mapa en su celular cada pocos pasos, para corroborar que está yendo en la dirección correcta.

Y, aún así, hay quienes tienen que retrotraer sus pasos porque estaban caminando en la dirección equivocada. Esto sin duda nos quita tiempo y puede terminar siendo muy frustrante.

El área del cerebro vinculada específicamente a la navegación es el hipocampo, un área que en los taxistas de Londres -habituados a conducir por el laberinto de esa ciudad de calles angostas, circulares y que cambian de nombre cada pocos metros- tiene un volumen superior.

Pero si no sos taxista (y británico), aún hay esperanzas, el sentido de la orientación puede mejorarse. Aquí te contamos algunos trucos para que llegar de A a B te resulte más fácil.

1. Hacé un mapa mental

Mirar el mapa antes de ir a un lugar nuevo es crucial para no perdernos
Mirar el mapa antes de ir a un lugar nuevo es crucial para no perdernos. 
 

Antes de salir, revisá la ruta que vas a hacer. Selecciona el camino, leé los nombres de las calles grandes o avenidas más importantes que vas a cruzar.

Podés incluso seguir la ruta en el mapa con el dedo, según le dijo al New York TimesBrendan Kelley, neurólogo del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos.

Tomá nota mental de los lugares destacados como parques, monumentos o edificios altos.

Esto le dará un contexto a la ruta que vas a seguir.

También es importante una vez que llegues, volver a mirar el mapa y la ruta que acabas de hacer, esto reforzará la memoria de cómo llegaste hasta allí.

2. Puntos destacados del paisaje

Una recomendación básica es tomar en cuenta los puntos que destacados del entorno, como pueden ser edificios altos, una torre de teléfono, la cúpula de una iglesia o un monumento.

Estos detalles arquitectónicos nos sirven como punto de referencia para saber si el lugar a donde vamos está antes, después a la izquierda o a la derecha.

Tomá nota mental de los lugares destacados como parques, monumentos o edificios altos.

"Es importante notar estos lugares -como puede ser un parque o una estatua- antes de salir, así nos podemos hacer una idea de qué nos vamos a encontrar en el camino", le dice a BBC Mundo Eugenia Marín, investigadora del UCL en Londres, Reino Unido y del BCBL, en el País Vasco, España.

"Y en caso de perdernos, tenemos un punto de referencia muy concreto por el cual preguntar", añade.


 

Si parte del plan incluye volver (caminando o en bicicleta, por ejemplo) por el mismo camino, es importante mirar hacia atrás cuando vamos, ya que el paisaje nos puede parecer muy distinto de ida que de regreso.

También nos ayudará a orientarnos mejor tomar en cuenta si el camino es plano o si hemos subido o bajado.

3. Dejar la tecnología por un rato

En opinión de expertos, tecnologías como el GPS, si bien son de gran ayuda en el momento, inhiben el desarrollo de un mejor sentido de la orientación.

Para muchos, una ciudad nueva es como un gran laberinto.

"Si estamos en una ciudad nueva y queremos hacernos una idea del lugar, siempre, como en otros procesos de aprendizaje, aprendemos mejor cuando lo hacemos por nosotros mismos", dice Marín.

Manejarnos sin ayuda, nos va a permitir crear un mejor mapa mental de la ciudad que estamos explorando.

Sin embargo, en opinión de Claire Davies, investigadora del Ordnance Survey -la agencia cartográfica de Reino Unido-, "aunque la tecnología está actualmente empeorando el sentido de orientación de la mayoría, porque nos distrae demasiado como para notar lo que está a nuestro alrededor, si la usamos para aprender cómo el mapa se compara con la realidad, puede ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de orientarnos".

4. Mantener la calma

Y, aunque nos pueda parecer una tontería, es fundamental mantener la calma y controlar los niveles de ansiedad.

"Nuestros recursos cognitivos son limitados. Si estamos nerviosos se reducen y prestamos menos atención (al espacio), porque dirigimos esos esfuerzos hacia otras cosas, como la preocupación por llegar tarde", explica la investigadora.

Davies concuerda con que mantener la tranquilidad es de gran ayuda.


 

"Hay que tratar de tener confianza en uno mismo y no ponerse muy ansioso. Algunos estudios han demostrado que la gente, sobre todo las mujeres, muestran un peor desempeño en tareas vinculadas al espacio cuando piensan que son malas para ello", le dice a BBC Mundo.

5. Cambiar los caminos

Éste es un ejercicio que vale la pena hacer, aunque a veces nos demore más tiempo que tomar el camino acostumbrado.

Si vamos variando el recorrido, el mapa mental que nos hemos hecho de una zona en particular crece y se vuelve más complejo.

Por un lado nos permite conocer mejor el espacio y, si tenemos que ir a otro lugar, cerca del lugar inicial, podremos hacerlo sin necesidad de ir primero al lugar que conocemos y de allí al lugar nuevo.

 

Artículo original: http://www.lanacion.com.ar/1975214-5-consejos-para-mejorar-nuestro-sentido-de-la-orientacion-sin-usar-el-celular-y-el-gps

Volver