Para ver más noticias como ésta, síguenos en las redes


VINCIT: La empresa que prescinde de los jefes

La firma, fundada en Finlandia, no tiene horarios ni turnos fijos ni despidos

2017-01-03

blog-post-image

MADRID (El País).- En 2016, diez años después de esa cerveza que puso punto final a su vida laboral en una empresa clásica, Vincit -con una facturación de 26 millones de euros en 2015 y un valor de mercado de 70 millones- ha sido este año galardonada como la mejor compañía en toda Europa para trabajar, según un estudio que el Instituto Great Place to Work elaboró entre 2250 compañías del Viejo Continente.

"Nadie me dice cómo debo hacer mi trabajo ni cuándo tengo que hacer mis horas diarias", explica Mikael Lepistö, trabajador de la empresa desde hace cuatro años. Uno de los secretos de Vincit es poner "del revés" la estructura organizativa en general y de gestión de los trabajadores en particular.

Todo esto debe ir acompañado de cierta responsabilidad que el propio sistema finés, por su libertad, ofrece. Aunque suene utópico, la felicidad y estabilidad del trabajador es un eje principal del modelo de negocio en esta empresa. "Nos cuidan mucho para que no nos estresemos demasiado", concede Lepistö.

Y funciona. En tan sólo diez años de vida como compañía, las personas que se han ido voluntariamente no suman la decena. No ha habido ningún despido.

Vincit superó hace tiempo el eterno debate de saber conciliar la vida laboral con la vida personal. "No debe haber división. Nos centramos en todo el círculo vital del trabajador", dice Mikko Kuitunen, fundador de la empresa. Y eso, en esencia, es buscar su tranquilidad y felicidad. "Si trabajas aquí, Vincit te apoya en todos los aspectos de tu vida", agrega.

En Vincit no existen los horarios, los turnos de trabajo o la obligatoriedad de acudir 35 o 40 horas de lunes a viernes a la oficina. Sólo existe el compromiso de sus trabajadores.

Además, si un trabajador quiere dejar su empleo pero no encuentra adónde ir, esta empresa le seguirá pagando un salario hasta que encuentre el puesto deseado. Y lo mismo ocurre cuando un empleado decide irse dentro de los cuatro primeros meses de contrato. Con estas condiciones, no resulta extraño el siguiente dato: la empresa incluso ofrece puestos de trabajo y recibe anualmente unas 1000 solicitudes de empleo de personas de todo el mundo.

Volver