Descargar un gigabyte cuesta hasta 200 litros de agua

Según un estudio de una universidad inglesa, por cada giga descargados consumimos hasta 200 litros de agua. El promedio mensual de gasto por persona por mes se ubica en 1,9 gigas en europa occidental, y 3,7 en los estados unidos. Si lo multiplicamos por la cantidad de personas que utilizan Internet

Actualidad

14-10-2016

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Trying to get property of non-object

Filename: notes/detail_view.php

Line Number: 24

Backtrace:

File: G:\FerozoWebHosting\aipem.com\public_html\application\modules\app\views\notes\detail_view.php
Line: 24
Function: _error_handler

File: G:\FerozoWebHosting\aipem.com\public_html\application\third_party\MX\Loader.php
Line: 364
Function: include

File: G:\FerozoWebHosting\aipem.com\public_html\application\third_party\MX\Loader.php
Line: 306
Function: _ci_load

File: G:\FerozoWebHosting\aipem.com\public_html\application\modules\app\controllers\Notes.php
Line: 149
Function: view

File: G:\FerozoWebHosting\aipem.com\public_html\index.php
Line: 367
Function: require_once

http://aipem.com/public/app/files/notes/original/" class="img-responsive text-center" alt="blog-post-image">

Cuando un usuario navega por la web, sea para revisar el e-mail o mirar un video, utiliza agua. ¿Cómo es eso? Sucede que recibe datos que tienen origen en un centro de datos ubicado en algún lugar del planeta. Allí hay muchas computadoras que liberan mucho calor y que, por lo tanto, necesitan grandes cantidades de energía tanto para funcionar como para mantenerlas refrigeradas. Y gastar energía significa gastar agua. De acuerdo a una investigación del Imperial College de Londes, Reino Unido, el año, estaríamos gastando hasta 200 litros de agua cuando descargamos un gigabyte de datos. Si se tiene en cuenta que el gasto por persona en Europa occidental en 2015 durante el transcurso de un mes es de 1,9 gigabyte en promedio, y en los Estados Unidos llega hasta 3,7 gigas por mes, según la empresa Ericsson, el gasto de agua se vuelve escandaloso.

Pero, dice Bora Ristic, uno de los investigadores del Imperial College, existe “un amplio grado de incertidumbre” en la cifra del gasto de agua por cada giga descargado, y que en realidad podría ser de un litro por gigabyte. El informe, en cualquier caso, llama la atención sobre lo grande que es la huella hídrica en la industria de Internet, es decir, el volumen total de agua dulce utilizado para producir los bienes y servicios producidos por una empresa o consumidos por una persona o comunidad. El especialista en tecnología Bill Thompson, consultado por el sitio BBC Mundo, señala que “es muy útil realizar una investigación preliminar para examinar el problema”. Y agrega: "Es muy poco probable que cambie el comportamiento del consumidor; lo que hay que cambiar es el comportamiento de quienes gestionan los centros de datos".

Por su parte, Kaveh Jadani, miembro del Centro de Política del Medio Ambiente de establecimiento educativo inglés, asevera que las cosas han mejorado desde que ellos hicieron la investigación: “Facebook, Apple, Microsoft y Google hicieron importantes mejoras en relación a su huella hídrica”, comenta. "Están invirtiendo en ese área porque comprenden los problemas de disponibilidad de agua. También entendieron que el riesgo reputacional es mayor que antes; si pasan por alto los efectos medioambientales, pueden dañar su reputación". El problema, por supuesto, está lejos de solucionarse, dado que la demanda para los data centers no deja de aumenta: el incremento de los servicios hacen que sea necesaria más energía y que se produzca más calor. Esto significa mayor impacto ambiental, una huella de carbono más grande (se emiten más gases de efecto invernadero) y mayor uso de agua. Madani dice que “es fundamental que la tecnología mejore en ese sentido”.

El comienzo de la solución: centros de datos ecológicos

Parece contraintuitivo que existan centro de datos que no dañen el medio ambiente pero es posible, sea porque utilizan energías renovables o porque se ubican en lugares en donde la refrigeración se realiza de manera natural.

Por ejemplo, Microsoft terminó el pasado mes de febrero las pruebas de su primer prototipo de un centro de datos ubicado bajo el agua: el agua permite mantener la refrigeración del lugar y reemplaza a los aires acondicionados habituales. Por su parte, en 2013 Facebook abrió un data center en una localidad sueca, Lulea, ubicada cerca del círculo polar artíco, y por supuesto, el frio circundante es más que suficiente. El lugar tiene 150 empleados y el 100

Actualidad

Compartir en redes:

Volver