Bienvenido a las finanzas: con estas startups invertí con 0 capital y sin saber nada

Con ganas de tentar a más inexpertos a animarse a invertir, las fintech del segmento se concentran en dar información, simular riesgos y proveer un panorama para que el arriesgado y el conservador por igual puedan aumentar su patrimonio.

08-01-2018

blog-post-image

En la Bolsa hay un viejo refrán: “Un inversor es solo tan rico o tan pobre como en el momento en que decide vender sus acciones”.Algo de cierto hay: las alzas y bajas del mercado existen pero la astucia del buen inversor está en saber cuándo comprar y cuándo vender. Es un juego sutil en el que el conocimiento íntimo de los diferentes players —y su análisis técnico y fundamental—puede significar la diferencia entre aumentar el patrimonio o perderlo todo.

Históricamente, este es el terreno de los agentesdeBolsa.Personas de cierto capital pueden confiar su patrimonio para que quienes sepan administren “sus favoritas” de acuerdo al nivel de riesgo y apetito por los retornos. Cierto conocimiento sobre el estado financiero de las cotizantes no viene mal:seguir de cerca los balances y conocerlas últimas noticias es una buena idea. 

Las fintechs de Finanzas Personales —que engloban lo que se conoce como Wealth Management y Personal Financial Management—vienen a resolver varios problemas que generalmente se presentan cuando el inversor quiere desprenderse de la mano guía de un asesor o bien porque quiere seguir de cerca la suerte de sus papeles sin tener todo el know how disponible para hacerlo. “Las fintech apuntan a reducir al mínimo la intermediación financiera porque eso es lo que genera costos altos y conflictos de intereses”, explica a Infotechnology el economista Nicolás Litvinoff, director del sitio de e-Learning enfocado al pequeño inversor, Estudinero.net.“Hoy, un inversor tradicional tiene que pasar por  muchos peajes para llegar a la inversión efectiva y las empresas tecnológicas tienden a eliminar esa intervención humana. Por eso se volvieron tan populares los llamados roboadvisors, por ejemplo, que hacen asesoramiento financiero en función de un algoritmo y arman una cartera en base al nivel de riesgo que determina que tiene el inversor. Es, incluso, más efectivo porque no existen emociones humanas, como la codicia o el miedo, que son grandes enemigos del inversor bursátil”, amplía.

La tecnología detrás de simuladores —que permiten “jugar” con los papeles para hacer pronósticos sin apostar capital— o, incluso, de agregadores de contenido, que permiten ver de manera resumida las ventajas de entidades bancarias, son una ayuda importante para lamejortomadedecisiones.Comotodo, también en el mundo de  las finanzas personales,se hace camino al andar.

 

Acumulando capital

Los foros de inversores son un submundo extraño. De Bitcoin o de papeles tradicionales, grupos de Facebook o de Telegram sirven como refugio para toda clase de preguntas. Inversores experimentados dan cátedra a los recién llega dos sobre las mejores maneras de hacerse de capital para dar los primeros pasos sin arriesgar fondos propios. Y es allí donde las fintech encuentran su momento bajo el sol:las recomendaciones ya no sonde agentes de Bolsa tradicionales sino que impera un “hágalo usted mismo” impulsado por las altas tasas de interés pero, a la vez, las cifras altas de inflación. La matemática es muy fina y puede confundir a muchos: entre tasas para tomar deuda y porcentajes de ganancias también hay que contarlos que se llevan los bancos y las agencias en concepto de comisión.Encontrarlamejor opción se vuelve una tarea diaria: hay que buscar en los recovecos de la internet y leer a medios especializados para entender por dónde caminar a paso firme.

Afluenta es de las favoritas en esos foros. Aunque técnicamente es una plataforma de Lending y no de Finanzas Personales,todo se mezcla cuando de microcréditos se trata. Alejandro Cosentino, su fundador y un viejo conocido del mundo financiero —fue VP de Producto para la región de American Express en los 90 y también un actor clave en el Banco Río antes de su venta al grupo Santander— , reconoce cierta sorpresa de que su plataforma haya ganado notoriedad entre los inversores buscando capital.Como él lo explica,Afluenta es una plataforma de crowdlending orientada a créditos para el consumo y, en menor medida, para las Pyme que buscan capital para inversiones concretas, de corto alcance y rápido recupero (como, por ejemplo, mejorar su stock en momentos comerciales clave del año como Navidad o el Día de la Madre).

 

JUGADORES CLAVES DEL SECTOR

Afluenta
El mejor trato
Zona bancos
iBillionaire
Consultatio Plus
Simplicar

 

Y sin embargo, por su modelo de negocios se ha convertido en un player importante en el ecosistema financiero local en los seis años que lleva de vida. Quizás tenga que ver con la manera no tradicional de esquivar la regla número uno de las fintech: “No tomarás depósitos”.“Las instituciones financieras están reguladas por el Central porque siempre está el riesgo de morosidad y hay reglas estrictas para garantizarliquidez.ElmodelodeAfluenta es de un fideicomiso administrado no financiero y por eso estamos registrados en la CNV y no somos un banco. Es una especie de fondo: creamos la estructura para que se administre según el apetito de riesgo de cada inversor”, explica. Como funciona como un fideicomiso, el capital a invertir se acumula y, al prestarlo, se divide en muchas partes, bajando así el riesgo que viene de prestarle a un segmento relegado por los bancos, demora más alta.“Con $5.000podés estar prestándole a 100 personas distintas. Cuando ves que 11.000 clientes tienen un portfolio atomizado en 2 millones de partes, el riesgo baja”, explica.

Afluenta juega justo en la frontera entre los bancos y las fintech porque no funciona meramente como intermediario tecnológico sino administrando fondos de terceros, por lo que cobra un fee de 2 por ciento sobre el inversor y de 3 al 10 por ciento sobre el tomador de créditos. “No es lo mismo que tomar depósitos”, defiende Cosentino que puso US$ 300.000 de sus ahorros para fundar la empresa. “Ellos tienen que someterse a regulación del Central y nosotros de la CNV porque la que toma la decisión de inversión acá es la gente. Lo que pasa es que los bancos se durmieron con su negocio y ahora buscan regular a las fintech. Competir es sano;si la gente te elige es un premio.”

 

De la mano

Al entrar a la plataforma de Consultatio Plus —el proyecto fintech dentro de Consultatio Asset Manangement de EduardoCostantini—un personaje ficticio,Valentín,recibe al inversor primerizo y le explica los ABC del mercado de capitales local. Después, un simulador mide su nivel de riesgo. Cristian López,CEO de Consultatio Asset Management explicó a Infotechnology que la iniciativa busca que los recién llegados le pierdan el miedo pero, también, aprendan a manejar sus expectativas.“La idea es acercar las inversiones a los argentinos,siendo inclusivos yno exclusivos.Pero tambiénofrecerunaUXdiferente.Hay fondos de inversión mínima, por ejemplo, que empiezan desde los $1.000 y, en dólares, de los US$ 100.”

 

Llevar de la mano a quienes deciden, por primera vez, arriesgar capital parece serla idea de quienes invierten en fintech de FinanzasPersonales.iBillionairenacióen2014conla idea de acercar a las masas las inversiones que estaban haciendo los pesos pesados en el mundo. “Queríamos saber en qué estaban invirtiendo BillGates y WarrenBuffett, por ejemplo”, cuenta Raúl Moreno, cofundador de la empresa con base en los Estados Unidos.“Si tenés poco capital, a ningún agente le interesa asesorarte de manera personalizada.Con la App lo que queríamos era que tengas recomendaciones diarias en el iPhone basadas en información pública que recopilamos de la Bolsa de Nueva York.” Registrados para operar como asesores,la idea detrás de iBillionaire no es solo aportar información para la toma de decisiones sino también actuar como intermediarios para abrir cuentas con brokers en los Estados Unidos y operar con acciones en las grandes ligas.“Ese capital va solo a las inversiones que nosotros recomendamos; actuamos como un fondo pero siguiendo información de los que más saben.”

 

 

ALEJANDRO COSENTINO , fundador de Afluenta

 

Hoy, la empresa maneja 5.000 cuentas, a quienes les cobran un fee de 0,65 por ciento respecto de los activos que manejan, por un capital de US$ 8 millones También enfocados en proporcionar información para invertir mejor están empresas como El mejor trato —que conecta a  personas que están buscando un préstamo con las entidades que los dan comparando tasas y comisiones, cobrando por eso un “finders fee” de US$ 0,30 por click a instituciones tradicionales y fintech por igual—y ZonaBancos—que funciona como un TripAdvisor en elque los usuarios pueden dejar opiniones de las instituciones financieras y cuyo modelo se basa en la publicidad—.“Lo mejor que puede pasar es que el consumidor pueda elegir”, dice Cristian Rannella, fundador de El mejor trato, empresa que este año facturará en la región US$ 5 millones.

“Las fintech están moviendo el piso y obligando a los bancos a cambiar; antes, no tenían ningún estimulo para ofrecer mejores tasas. Ahora sí. El inversor sale ganando.” Estimulando el conocimiento del sector financiero, permitiendo simular sus riesgos y ofreciendo tasas competitivas para encontrar capital inicial, las fintech del segmento se aprestan a satisfacer al cliente que no encuentra en los agentes de Bolsa y en las áreas especializadas de los bancos lo que está buscando para hacer crecer su patrimonio:personalización y bajas comisiones.“Un asesor financiero no es un psicólogo—dice Litvinoff—y lo que un humano puede hacer, perfectamente lo puede replicar un algoritmo. Quizás mejor.”


Del editor: ¿Por qué es importante?

Novedad: La aparición de simuladores de inversión y mejoras en la tasa de préstamos de microcréditos son aliados de los inversores.
Por qué es importante: Las Finanzas Personales y el Wealth Management son áreas de gran interés para el microinversor que quiere mejorar su performance en los mercados. En el contexto de un mercado financiero pequeño, la aplicación de tecnología podría “quitar el miedo” a la Bolsa.

 

Volver